Agua pura, sin hervir: Jarra Purificadora Oster

Si antes de convertirme en mamá tenía mis reservas sobre el agua que consumía y en general sobre la limpieza durante la preparación de los alimentos, ya como mamá el contar siempre con agua pura se convirtió en una absoluta necesidad. Hasta hace poco, para contar con agua “pura” para beber o preparar los alimentos, hacía lo que muchas mamás, hervirla y dejarla reposar por varios minutos a fin de minimizar la ingesta de las partículas que quedaban flotando. 

Nunca me animé a usar directamente lejía o pastillas purificadoras, por temor a intoxicarme en el primer caso y por poca confianza sobre su efectividad en el segundo. El método de hervir agua ha sido utilizado desde siempre y altamente recomendado hasta en época de epidemia, así que por qué no seguirlo usando. Hasta que llegó a mis manos una jarra purificadora, el nombre lo había escuchado, pero nunca la vi en las tiendas y para ser sincera, estaba cómoda con la practicidad del método de hervir agua, repito, hasta antes de convertirme en mamá. 

La jarra a la cual hago mención es de la marca Oster®, es una jarra con capacidad para purificar un litro de agua, muy práctica, sencilla de usar y limpiar. Un cartucho que se instala en la parte interior de la jarra es el encargado de realizar todo el trabajo, para tener como resultado en cuestión de minutos un litro de agua realmente pura, sin partículas ni sedimentos, apta para beber, cocinar, lavar frutas y verduras, etc. 


 Presentación y componentes.


En funcionamiento.

Según la descripción de la jarra, el cartucho purifica hasta 375 litros de agua, luego del cual debe reemplazarse. Para ello, la tapa de la jarra posee un contador que permite monitorear el uso del cartucho, lógicamente mientras más uses la jarra purificadora más pronto deberás reponer el cartucho. Su sistema de purificación utiliza un antimicrobiano en forma de pequeñas esperas insolubles que contiene bromo. Estas esferas eliminan hasta el 99.9% de las bacterias y los virus al contacto. Posee un filtro de partículas que elimina los sedimentos y elimina impurezas, colores, sabores y olores desagradables.


Luego de aproximadamente 8 minutos, se obtiene un litro de agua purificada.
A la izquierda, un vaso con agua hervida. A la derecha, un vaso con agua purificada.

A los hechos: obtenido mi primer litro de agua purificada, lo comparé con un poco de agua hervida y me quedé impactada. La claridad del agua purificada es evidente, no hay rastros de partículas, al menos perceptibles al ojo humano, las que sí pude apreciar por montón en el vaso de agua hervida, y eso que llevaba un par de horas en reposo. En el sabor, no noté diferencia, pero sí una sensación de mayor tranquilidad con el agua purificada.

Creo que es un producto muy útil si de cuidar nuestra salud y la de nuestros seres queridos se trata e ideal para tenerlo en casa como para los paseos, ya que no requiere electricidad. El único “detalle” es que filtra únicamente agua fría o a temperatura ambiente, por lo que el producto es funcional en muchos aspectos, pero el cafecito caliente tendrá, al menos para mí, que seguir el proceso de costumbre. 



Nota: Las opiniones vertidas son 100% personales.

Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

4 comentarios:

  1. Nosotros la hemos tenido en casa y no terminaba de convencernos. Aquí el agua lleva mucha cal y la verdad no quitaba toda y tenía mal sabor, vamos que sabía igual de mal que la qué sale directamente del grifo. Al final hemos vuelto a las botellas de agua mineral y es un rollo tener que estar comprando casi cada día botellas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino lo tedioso que debe ser eso y además ¡cómo afectará a tu presupuesto familiar!. Acá el problema es la cantidad de cloro que viene en el agua, y claro, por tanta contaminación y la poca conciencia sobre el cuidado ambiental.

      Eliminar
  2. yo no me fio mucho al menos con el agua del caño de Lima. De donde soy yo Bilbao puedo presumir que tenemos una calidad de agua de 20 yo no compraba agua embotellada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que para que Lima llegue a ese punto tienen que pasar muchas generaciones y es que en el mejor de los casos buscamos soluciones al problema pero no pensamos en evitar o siquiera reducir el problema y la preocupación de unos pocos se ve avasallada por la inconciencia, el dinero, el egoísmo, etc.

      Eliminar

Instagram