¡Mamá está molesta!

Hace unos días compré un nuevo juego de muebles para mi sala, unos que desde el principio encantaron a Rodri, pero en los cuales hasta ahora sólo me he sentado un par de horas el mismo día en que llegaron (mientras Rodri dormía). El que los está disfrutando al máximo es mi loco, saltando y saltando sobre ellos, tentando a su suerte y haciéndome gritar más que nunca en mi vida. Para el colmo, mientras yo más grito ¡el más se ríe!, ¿les conté que tengo una voz horrible para cantar? pues imagínense si grito, ¡es vergonzoso!. Siempre he evitado gritar y ahora lo tengo que hacer para controlar a mi hijo, bueno, en realidad no controlo nada, sólo logro despojarme un tanto del estrés que me ocasiona verlo hacer sus locuras, sin miedo a nada, y yo ya imaginándome en emergencias.

En medio de mi griterío he tratado de ser objetiva (jajajajaja), y aplicar los tips para manejar situaciones como ésta. El primero que apliqué y que me había funcionado hasta que llegaron los muebles, fue conversar, y no funcionó. El segundo tip, levanté la voz y sin rodeos le dije lo que no debe hacer y lo que sí “no saltes en el sofá, si quieres saltar, salta en el piso”… y no funcionó. El tercero, con voz clara y expresión seria le dije lo que no debe hacer y señalando mi rostro dije ¡mamá está molesta!... me miró, me imitó y siguió saltando. Cuarto, lo amenacé con guardar sus juguetes favoritos y en mi impotencia, poca experiencia, torpeza… no sé cómo llamarlo, le dije la estupidez tontería que iba a quitarle sus vocales ¡sus vocales!, el niño está encantado con aprender las vocales que a cada rato me pide las láminas de vocales que le elaboré para ir canturreando abrazado a ellas, ¡y yo le amenacé con quitárselas!... me sentí la mamá más tonta, orgullosa por tener un hijo al que le encanta aprender y lo hace tan rápido y ahora le estaba amenazando con quitarle un entretenimiento educativo.

Traté de remediarlo inmediatamente, conversé con él, le pedí por favor que no salte en el sofá porque se podría caer, que si quería saltar que lo haga en el piso, me entendió y obedeció, hasta que diez minutos después empezó a saltar nuevamente sobre el sofá. Ahí si, a lo cavernícola, lo tomé por la cintura con un solo brazo y me lo llevé medio colgado a otro ambiente, y él, feliz.

Abuchéenme, díganme de todo, pero ¿todas tenemos nuestros momentos cavernícolas o tontos no? o ¿acaso soy la única?.

Ya, ya lo saqué... ahora, Promesa de Mamá: seguir investigando, aprendiendo y controlándome.



Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

2 comentarios:

  1. Este niño y el frío clima me están dejando afónica.

    ResponderEliminar
  2. Uf te entiendo! Yo no soy de gritar, pero llevaba unas semanas que Vikingo lo saca todo, ¡hasta la basura del cubo! y terminé gritando y todooo el día enfadada. Estuve investigando y he aplicado el siguiente método, por si te puede servir. Reservar el "no" para las cosas peligrosas e importantes, y aplicar el "aquí no se puede por esto, mejor allí" y llevármelo tantas veces hagan falta. Con el tema de gritar me di cuenta de qué Vikingo se ríe cuanto más nerviosa me pongo yo, el otro día probé a acercarme, poner cara de perro y con casi un susurro con la voz de estar muuy enfadada le dije "te he dicho que no se saca la basura del cubo" ¡Me funcionó! tantos gritos y nada, cuando me vio la cara y escucho el tono de voz bajito pero a la vez fuerte me puso cara de "alá mamá se ha enfadado" lo dejó inmediatamente y no lo ha vuelto a tocar. Yo estoy más relajada jejeje es tarea dura.

    ResponderEliminar

Instagram