¡Papá al rescate!

Hace unas semanas volví a quedarme sin ayuda en la casa y mi nenito ha sido tan comprensivo que sí, he notado un cambio en su comportamiento desde el día siguiente que volví a ser ama de casa al 100%, pero no ha sido tan brusco y creo que todo está dentro de lo “normal”. Se ha tirado en varias ocasiones en el piso del supermercado o en la vereda haciéndose el muertito, me ha hecho berrinches para no comer y me insiste con llanto que me la pase jugando con él. Me organizo lo mejor que puedo, pero sus tiempos con mamá se han visto afectados.

Sin ayuda en casa, cuando se tienen que solucionar tareas domésticas en el momento y “el niño” empieza a jalonear y llorar porque no quiere dejar de jugar, comienza a tirar todo y hacer pataleta para llamar la atención… el poder controlar el estrés es casi sobrehumano. Tan sólo el día que la persona que me ayudaba me comunicó que no lo haría más, empecé a sentir un dolor de cabeza intenso y mareos que me acompañaron casi cuatro días. Poco a poco, volví a adecuarme a mi rol de mamá - ama de casa y ya por lo menos, el dolor de cabeza sólo se da por momentos.

Un par de semanas después, quedé impactada al ver cómo la mamá de un compañerito de mi hijo llegaba a la clase de estimulación del brazo de otra señora. Todas le preguntamos qué le había pasado, a lo que ella respondió: Estrés, es que mi hijo, la casa… ¡es demasiado!. No es una enfermedad de moda como alguien en el mismo grupo dijo sin pensar, es una realidad que afecta a toda mamá en diferentes circunstancias y de diferentes formas. La mamá del compañerito, no podía caminar debido a los fuertes mareos que le ocasionaba el estrés.

Todo este divagar tiene un objeto: un reconocimiento. El papá de Rodri, enterado (por ésta  mamá que no calla nada) del agotamiento físico y emocional ocasionado por el cuidado del hogar y la atención de un niño de dos años, asemejado por las redes sociales a encender una licuadora destapada, nos llevó de paseo el fin de semana, pero no cualquier paseo, éste tenía un objetivo claro: “Un descanso para mamá”. “El papá” consciente de mi apego por mi hijo y que no puedo estar lejos de él mucho tiempo porque termino estresándome aún más había previsto (según él hace semanas) para mí un paseo cero estrés.

Fuimos a un hotel campestre, él ya había estudiado la ruta y no nos hicimos problemas para llegar (punto para papá). El hotel era acogedor, con pocas habitaciones, pero con vasta área verde, piscinas, restaurante, salón de juegos para adultos y ¡zona de juegos especial para bebes! (otro punto para papá). Él se encargó de absolutamente todo, siempre bajo mi supervisión claro, pero está aprendiendo. Papá y nené se fueron a pasear y jugar y yo, pues a descansar. No dormí, no me fui a un spa ni algo similar, sólo no hice nada ¡nada!, me senté a contemplar el lugar, a disfrutar el clima, a respirar. Hubo un momento en que tumbada en la cama disfrutaba del silencio hasta que escuché a lo lejos la carcajada de Rodri... me sentí muy relajada y mucho más feliz.

“El papá” estuvo pendiente en todo momento de Rodri y de mí, todo para que yo pudiera descansar y culminado el paseo ¿qué paso al llegar a casa?, pues que el relax continuó (siiiiiiii…) “El papá” bañó al nené que aún estaba hiperactivo, le dio de comer, jugó con él, salieron a comprar cosas para el desayuno del día siguiente, pidió comida para cenar y luego de un rato, aseó y arropó a Rodri, quien feliz y agotado por el paseo se durmió de corrido hasta el día siguiente.

Con todo el esfuerzo que le toma a una mamá “tomar el control” de su casa y llevar de la manera más satisfactoria el cuidado de sus hijos, es muchas veces difícil dejar que otra persona se encargue de todo. En mi caso, creo que la intervención de “el papá” se dio en un buen momento y de la forma ideal, como por sorpresa. Cediendo un poco el control todos ganan y si mamá está feliz, toda la casa está feliz. Papá y nené pasaron hermosos momentos solos, y si de relación de pareja se trata, pues sólo diré: al corazón de ésta mujer que es mamá, se llega por lo que más ama, su hijo (otro punto para papá).



Follow my blog with Bloglovin

Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

4 comentarios:

  1. Que bien vienen esos ratitos para nosotras! Es cierto que una puede llegar a colapsarse, Papidire cuando me ve muy mal se lleva a Vikingo al parque o a pasar una tarde de chicos. Y es de agradecer la verdad. Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, los momentos padre - hijo son necesarios para ellos, pero también para la madre jajaja... es que una necesita descansar, así que cuando "el papá" me dice: ¿me voy con Rodri a comprar?, salto de emoción y ya les estoy abriendo la puerta: vayan, vayan!!!... Esos minutos son muy bien aprovechados y el reencuentro con el nené, puro amor.

      Eliminar
  2. Jajajajaja me identifique mucho con tu comentario de siiii vayan a comprar y cuando regresa el pequeño es, regresaste mi amor!!!! besos y besos luego que me compraron??? normalmente compramos algo pequeño para los tres hermosos momento de toma mamá, ahora yo y luego papá riquisimo sabe todo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los espacios aunque sean pequeños pero que permitan a la mamá descansar son absolutamente necesarios. Pueden ser tan solo minutos, pero cómo se agradece, pues nos permiten retomar el control de nuestras emociones.

      Eliminar

Instagram