Rutina para dormir a mi bebé, besos y palabras que enamoran.

Una noche en extremo agotada traté de seguir toda la rutina para dormir de mi pequeñito, la parte funcional la hicimos, pero al despedirme solo le dije: Te amo hijito, hasta mañana y no hice lo que siempre y me retiré de la habitación. No pasaron ni diez minutos y regresé porque sentía la necesidad de cumplir con la rutina, nuestra rutina. Cuando llegué a su lado estaba acomodadito para dormir, abrió los ojos y me regaló una sonrisa enorme y suspirando me dijo: ¡viniste!, me conmovió tanto su emoción y dulzura que por un momento dejé de respirar.

- Si mi amor, vine porque te amo y para decirte buenas noches.
Me extendió sus manitos como cada noche.
Buenas noches manos, buenas noches ojos, buenas noches naricita, buenas noches boquita, buenas noches cabecita de oso (besando sus manos, y acariciando sus ojos, nariz, boca y cabello).

RUTINA-DORMIR-BEBE-HABLAR-MAMAYNENE
Imagen tomada de internet.

Se acomodó nuevamente para dormir y cerró sus ojitos. Luego de eso, recién pude empezar a trabajar con tranquilidad en el corazón pero me quedé admirada de lo importante que es para ambos la rutina de besos para dormir y de su ¡viniste!, tan dulce, lleno de amor y tan maduro para su edad.

Entre su año y medio y dos años de edad me la pasé preocupada respecto a si le estaba brindando a mi enanito las condiciones para estimular el habla, pero ahora me sale con cada palabra o frase que me deja perpleja y feliz. A sus dos años y medio conversa con tanta fluidez que casi no puedo creer que hace tan solo seis meses, apenas si decía “mamá”, “teta”  y algunos monosílabos. Hoy cuando me ve arreglando algún juguete o revisando cualquier cosa, muy atento me dice “mejor yo te ayudo” ¿será que teme que malogre algo? trato de que no se cuenta que soy un poco torpe para las cosas manuales pero creo no lo he logrado.  Si se le dice: Rodri, es hora de bañarse ¿vamos?, él responde: “que te padeceeeee… si juganos”, me derrito cuando me dice eso.

El habla en mi pequeñito se dio de la noche a la mañana, sí se estimuló, pero se dio creo yo, cuando se tenía que dar y desde ahí fue un sin parar y seguimos en ese camino. En casa tratamos de hablar siempre correctamente, hemos desterrado las jergas incluso como broma, cantamos, nombramos todo cuanto vemos  y sobretodo siempre escuchamos y respondemos a lo que el otro dice; esta parte es la más difícil, ya que a veces como adultos recurrimos a guardar silencio como medida para evitar las discusiones o para buscar algo de calma, pero con un niño tan pequeño no se puede actuar de esa forma, por más agotado o agobiado que uno se encuentre debe poder responder afectuosamente a su hijo, no se logrará el 100% de veces pero se debe apuntar a eso. Para mí es un reto, pero ver a mi hijo expresarse tan alegre, dulce, cantar desentonado (salió a su madre), hablar hasta por los codos, cuidar a los bebes refiriéndose a ellos como “niños más pequeños” es una satisfacción y felicidad enorme que me hace sentir una vez más que todo, absolutamente todo esfuerzo vale la pena.


¿Cuál es la rutina que más le gusta a tu bebé? ¿Cuál ha sido la palabra o frase de tu pequeño que más te ha impactado o conmovido? 



Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

12 comentarios:

  1. ¡ me encanta! los niños a esa edad son esponjas. Yo siempre me acuerdo de que mi madre me decía y lo sigue haciendo de que nadie me quiere más que ella y como siempre me costaba mucho levantarme, lo hacía con sus cosquillas y su zumo de naranja recién exprimido, que se le van las viraminas ¡ ya sabes!
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh qué lindo... y que lo siga haciendo hasta ahora. Es lo que podemos lograr regalar a nuestros peques con las rutinas, dulces recuerdos, momentos únicos y lazos de amor más fuertes.
      Un beso Aida.

      Eliminar
  2. Mi pequeño tiene 5 años y mis hijos mayores 10 y 11, y desde siempre repetimos su padre y yo los mismos pasos. Una despedida de buenas noches especial, que no puede faltar...unas palabras hechas por y para nosotros que se vienen repitiendo a lo largo de los años cada nocche. besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son las mejores rutinas, las que alimentan el corazón de quienes las deben seguir como de quienes la guían. Una rutina no sólo es cumplir un proceso, depende de nosotros que tenga un significado mayor para la vida de nuestros pequeños.

      Eliminar
  3. Qué bonito, Karina! La mía aún no dice ni una palabra y la verdad es que estoy deseando que empiece a chapurrear con la lengüita de trapo esa tan graciosa que tienen a esa edad. Espero poder contaros dentro de poco cuáles son las frases que me derriten de mi princesita!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás que en cualquier momento te sorprende y te va a dejar sin palabras, maravillada y enamorada.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Es precioso Karina. Nosotros también seguimos una rutina, beso a papá, nos despedimos de Perrogato y nos vamos a la cama con Baloo y el chupete. Generalmente Vikingo se toma el bibe antes de dormir, juega un rato conmigo en la cama y cuando le digo "te quiero amor, a dormir" se tumba a mi lado, me coge la mano y comienzo a cantarle hasta que se duerme. Es un momento precioso. Las rutinas para los peques son muy necesarias. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo!! son preciosos momentos que no debemos desaprovechar para demostrar todo nuestro amor a los peques. Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Ay que bonito! Ese "viniste!" me ha llegado al alma a mi también. Para comérselo! Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, cuando lo recuerdo me mueve el corazón otra vez... fue una dulce, pero extremadamente dulce llamada de atención, mi enano reclama su rutina, la quiere y la necesita... y yo también. Un besote Cristina.

      Eliminar
  6. Hermosa rutina para dormirlo!!! lo narras con tanto amor que se me aguaron los ojos!!! que tirnito el ''que te padece jeje!! Mi hijo derrepente hablo a sus 3 anito todo lo que no hablo antes. prono te cuento en el blog mi rutina! Gracias feliz dia a todod!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es cuestión de tener paciencia, los peques (dicen en mayor porcentaje los varoncitos) demoran en hablar, pero una vez que lo hacen a cada ratito tenemos motivos para sonreir, conmovernos y maravilllarnos con esta etapa. Besos.

      Eliminar

Instagram