Cambios y nuevas etapas para Mamá&nené


ETAPAS-EMOCIONES-MAMA-NIÑOS-MATERNIDAD-MAMAYNENE

¿Cómo sobrellevas los cambios importantes en tu vida? ¿Te adaptas con facilidad? ¿Qué tan difícil crees que sea para un pequeñito en edad preescolar adaptarse a una nueva rutina y un nuevo entorno?

Mi cabeza es un garabato, así como mis emociones y ¿sabes por qué? Porque se nos vienen una serie de cambios en casa y en especial para mi pequeñito, que me son difíciles de enfrentar con naturalidad, hago mi esfuerzo, pero mi propia personalidad juega en mi contra. Con los años he aprendido a aceptar mi poca capacidad de adaptación a los cambios, un aspecto que de verdad me desagrada y que trato de sobrellevarlo pero que sumado a mi ansiedad, a veces me terminan bloqueando.


Todo enero, mes de nuestras vacaciones blogueras, estuvo dedicado a la remodelación de nuestro “nuevo” departamento, nuevo en el sentido que nos mudaremos a ese pues está mucho más cerca del nido a donde ingresará Rodri. La remodelación ha sido total y en esa faena Rodri me ha acompañado en todo momento: conversando con los contratistas, comprando materiales, visitando tiendas, etc,etc. ha sido una experiencia para ambos interesante, entretenida, agotadora y estresante. He presenciado nuevas rabietas y enojos, pero también con mucha ternura como me imitaba al tomar medidas, revisar planos, acabados, y al indicarle a los contratistas algún trabajo en particular.

Hace meses ya hablamos de que dejara la cuna para pasar a su cama de “niño grande” pero el tiempo se nos fue y no logramos hacerlo y seguimos compartiendo habitación. En la “nueva casita”, mi habitación no es tan grande por lo que le tocará sí o sí dormir en su propia habitación. Él ha elegido los colores de las paredes, las cortinas, y en unos días nos vamos a comprar la cama y sus accesorios.

Lo que valoramos su padre y yo, es que él se ha involucrado en todo el proceso, con lo que esperamos la “nueva casita” ya no resulte tan impactante para él. Aún estamos ultimando detalles y él ya quiere vivir ahí.

El motivo de mi garabato emocional, es que dentro de muy poco ingresará al nido, y esa suma “nueva casita”+ “nueva habitación” +”nuevo cole” puede ser demasiado para él. Ya lo es para mí.

Como tampoco es bueno irse al otro extremo y demostrar emoción por todos los cambios, el llevar las cosas con naturalidad es la clave, pero qué difícil es.

Por lo pronto, me obligo a ir paso a paso aunque mi mente quiera ir corriendo, y a enfocarme en lo primero, la “nueva casita” y la “nueva habitación”. Sé que muchas noches querrá dormir con papá y mamá – y será bienvenido – y que yo me quedaré también a dormir con él en su habitación si lo desea. Más adelante, les contaré como vamos y nos preparamos para lo siguiente, el ingreso al nido.


Si has pasado por algo similar con tu peque ¿me brindarías algún consejo?


Suscribete

Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

33 comentarios:

  1. Por experiencia te digo que los que somos reacios a cambios somos nosotros, ellos nos suelen sorprender. En el blog tiene mi experiencia en cambio de cuna a cama i de una a otra habitación, yo estaba preocupadísima y Princess me sorprendió muchísimo. Mucho ánimo y ya verás que pronto nos cuentas que no fue tan grave! Un besote ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú Eulália, que los más reacios a los cambios somos los adultos, sin embargo mi preocupación va por lo perceptivos que son en general los niños pequeños y que por ello, a pesar de mi esfuerzo le transmita inseguridad a mi pequeñito. Estoy "haciéndome la fuerte" y hasta ahora no ha habido ningún comentario de su parte que revele angustia o temor. Espero sigamos por ese camino. Besos.

      Eliminar
  2. Yo por mi experiencia te diría que personalmente me costó mucho a mi y a mi tercer hijo adaptarnos al inicio de la guardería. Mi hijo tenía tres años recién cumplidos entró a mitad de curso, al día siguiente yo me reincorporaba al trabajo. De estar tres años sin separarme de él prácticamente ni un instante a pasar las mañanas separados. No te voy a engañar, me costó muchísimo y más porqué tenía la plena consciencia que cerraba una etapa, la de la primera infancia que no la volvería a repetir y eso no me gustaba porque había disfrutado mucho de ese despertar a la vida con mis hijos. Lo único que te puedo decir es que intentes disimular lo máximo posible delante del peque y le muestres los cambios como algo atrayente e interesante, como ya lo estás haciendo con los preparativos de la casita. Y en cuanto a la casa cuna hay niños que se adaptan mejor que otros y hasta que no lo lleves no sabrás com va a reaccionar aunque lo puedas intuir. A mi de los tres tengo la primera que le costo un poquito, la segunda que desde el primer día fue encantada y el peque que le costó muchiímo adaptarse. Pero tarde o temprano, cueste más o menos todos nos acostumbramos. Ya nos contarás como va todo!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papá y yo siempre hemos cuidado que cambios importantes se realicen de modo progresivo, y así lo vamos haciendo con la casa nueva, pero la nueva rutina del nido ya es algo a lo que tenemos todos que ceñirnos. Hasta hoy, la idea del "cole" y estar con nuevos amiguitos le llama la atención, espero todo continúe de esa forma... y es que cada niño es un mundo, he sabido de niños que felices se quedan en el nido hasta que se dan cuenta de todo el tiempo que pasan lejos de casa, y la angustia (y llantos) llegan al segundo mes de iniciado el cole. Bueno, como bien dices, tarde o temprano, todos nos llegaremos a acostumbrar y no sabremos lo que pasará hasta que pase ;) Un besote.

      Eliminar
  3. Mi hijo era mucho más pequeño cuando cambiamos de casa, sólo tenía 18 meses, pero también tratamos de implicarle y no sufrió nada por el cambio, al revés, lo aceptó con mucha alegría. A diario decía "Me gusta mucho la casa nueva". Lo que te dice Eulalia, los cambios nos cuestan más a nosotros que a ellos, ya verás. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii... creo que el tema de la casa nueva ya lo vamos manejando y es precisamente por haberlo hecho parte de todo el proceso. Con el nido estoy haciendo lo mismo, todas las veces que tengo que ir voy con él y le voy contando lo que se hace ahí y como funciona todo, para que se vaya dando una idea y por supuesto familiarizando con el lugar que será su segunda casita. Muchas gracias por tus palabras Maricarmen, un beso.

      Eliminar
  4. Mucho ánimo seguro que os adaptais con paciencia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con mucho cariño... los cambios para un pequeñito pueden ser difíciles y más si implican alejamiento de la mamá, pero confío en que con mucho cariño, paciencia y más tranquilidad de mi parte lo podremos lograr. Muchas gracias por tu comentario, un beso.

      Eliminar
  5. A mi los cambios me alteran muchisimo, pero debo decir que mi hijo tiene una capacidad de adaptacion increible. Cuando fuimos a Peru no solo cambio de casa sino de cole, amigos, costumbres... y lo hizo genial. Ahora regresamos de nuevo a España y otra vez los cambios, nueva casa, otro cole, volver con el euskera, nacimiento de su hermanito..... y debo decir que le cuesta a veces pero no se deja vencer y me dice que debe esforzarse. Ya tiene amigos y se ha adpatado a otro ritmo distinto. Asi que animo que los niños sorprendren que no veas. Un besote y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tranquiliza mucho lo que me cuentas, vaya serie de cambios que han tenido!! Mi pequeñito es muy sociable, lo que ayudará mucho en el cole, pero también es muy apegado a mí.
      Brindarle cariño así como espacio para que él mismo encuentre la forma de asimilar los cambios puede ayudar mucho... muchas gracias por compartir tu experiencia querida Carmen, un besote.

      Eliminar
  6. Nosotros hemos cambiado dos veces de casa y de ciudad, y te aseguro que la peor parte la llevamos los adultos. Aún hoy tengo cajas sin desembalar. Los niños, si lo haces con cariño y paulatinamente -como dices que haceis- se adaptan bien a los cambios. Es como cambiar de rutinas, con acompañaamiento todo es mejor y sencillo.
    Un abrazo grande y ánimo, se cambia para crecer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, el cambio nos beneficiará en muchos aspectos, sobretodo en accesibilidad. Llevamos semanas agotadoras, el pobre Rodri también que termina exhausto y duerme de tirón 12 o 13 horas, pero vale mucho la pena. Por mi parte estoy agotadísima pero hago todo lo posible en dedicarle a él tiempo y en especial cariño, pues imagino que verá disminuida mi atención hacia él con tantas cosas por hacer, por ello las rabietas y enojos por momentos, pero bueno, es parte del proceso.
      Un abrazo muy fuerte!!

      Eliminar
  7. Guapa, ya verás como va mejor de lo que crees. Entre que los cambios son difíciles y que con peques parece que aún nos cuesta todo más y padecemos mucho por ellos, normal que estés así.
    Ya verás como él se adapta mejor de lo que esperais 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí Marilo, vuestras palabras y experiencias me están brindando mucha confianza en que esta serie de cambios con mucho cariño y acompañamiento los podemos no solo sobrellevar sino disfrutar mucho. Un abrazo muy fuerte!!

      Eliminar
  8. A todos nos cuestan los cambios, incluso a los peques, pero luego no es tan malo como parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío en que si seguimos como hasta ahora, será hasta un lindo recuerdo para Rodri. Nos falta poquito ya, seguiré poniéndole muchas ganas a la faena y mucha paciencia y cariños a mi enanito. Un beso.

      Eliminar
  9. Hola! Desde mi experiencia te digo que no tienes que preocuparte para nada .De pequeña por el trabajo de mi padre te vivido en 7 sitios diferentes y todo nuevo y me he adaptado perfectamente. Los niños son como una esponja y el cambio no lo notan tanto y más si ha estado colaborando tanto como dices. Estas educando muy bien al peque y sacudate esos miedos que son las tuyos que seguro que irá todo muy bien
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, los miedos por ahora son todos míos, y para remate miedo también a transmitírselos a Rodri, pero me haré la fuerte por él, y por ahí que engaño también a mi mente y me convenzo de que todo esto es solo una experiencia más para todos y que depende de nosotros cómo la sobrellevamos.
      Un besote Aida, tu experiencia me brinda mucha más confianza en que todo puede salir muy bien.

      Eliminar
  10. Nosotros llevamos tres mudanzas y cuatro cambios de colegio desde la guardería, quizás suena mucho, pero la verdad es que mi hijo no lo ha llevado nada mal, se ha adaptado muy rápido a cada sitio. Creo que cambiar de aires y conocer nuevas personas es una experiencia enriquecedora para niños y adultos también, ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, una mudanza y cambios importantes en la rutina pueden convertirse en una experiencia divertida y de mucho aprendizaje dependiendo de como lo manejemos y como hagamos participes a nuestros pequeños. Creo, como lo venimos haciendo, que lo más importante es estar juntos a lo largo de este proceso.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia Katy, un abrazo!!

      Eliminar
  11. A mi me pasa como a ti. Odio los cambios. No los acepto muy bien y tardo muuucho en acostumbrarme a nuevas situaciones. Eso tendrá que cambiar si o si ahora que ya soy madre.
    Espero que el cambio de tu peque a su habitación de mayor lo lleveis lo mejor posible. Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, cuando nos convertimos en madres encontramos la motivación para cambiar muchas aspectos de nuestra propia personalidad, pues el desarrollo de las emociones y de la propia personalidad de nuestros pequeños depende de ello. Somos modelos para ellos no solo en lo que les demostramos y decimos sino también en lo que callamos y que fácilmente ellos pueden percibir.
      Muchas gracias por tu comentario y apoyo. Besos.

      Eliminar
  12. Hola, creo que diste con la clave, llevarlo con naturalidad e involucrar a tu hijo en el proceso, al final, este proceso significará crecimiento y desarrollo para ti y tu hijo, mucho éxito en esta nueva aventura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yislen, hago cuanto puedo por darle tranquilidad a mi hijito. Imagino que de todas maneras habrán algunos cambios en su comportamiento, como es lógico, pero creo estar preparada para ello con mucha paciencia y sobretodo cariño. Un beso, gracias por pasar por acá.

      Eliminar
  13. Los cambios alteran mucho, sobre todo a los niños. Aunque pasado el primer impacto, también es cierto que acaban adaptándose más rápido que los mayores. Los cambios que habéis hecho son muy importantes. Nosotros también nos mudamos de casa hace unos años, cuando sólo estaba mi hijo mayor. También debía pasar a su nuevo cuarto, pero decidimos retrasarlo un poco, para que no viviera tantos cambios de golpe. En realidad, creo que lo sufrimos más nosotros. Un mes después probamos a estrenar su nuevo cuarto, aunque siguió durmiendo en nuestra cama la mitad de las noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cambio de habitación es un paso muy importante para un niño, solo nos toca tener mucha paciencia y comprensión, tarde o temprano el cambio se dará, pero depende de nosotros que el proceso sea lo más tranquilo o mejor aún, satisfactorio para nuestro pequeñito. Muchas gracias por compartir tu experiencia Marian, no descartamos la posibilidad de retrasar ese cambio si notamos que nuestro nenito no lo acepta muy bien. Un beso.

      Eliminar
  14. tu niño es una ternura y es duro enfrentarse a tantas nuevas experiencias pero viendo como lo hacen participar y el mismo se involucra tengo la impresión que es un niño extrovertido y en menos de lo que canta un gallo aceptara todas estas nuevas experiencias.
    un gran abrazo y bendiciones para tu familia :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí querida Mayra, es un pequeñito muy extrovertido que ya me habla de que en la casa nueva tendrá más amiguitos. Me enternece la alegría con la que espera todos los cambios, me tranquiliza mucho por el momento y ojalá todo siga así, y si no, creo estar preparada, con mucho temor, pero preparada para brindarle mucha comprensión y paciencia, pues entiendo que no adaptarse con facilidad es totalmente lógico y esperable en un niño tan pequeñito.
      Muchas gracias por tus palabras de apoyo, no sabes lo mucho que me ayudan. Un besote.

      Eliminar
  15. Hola Karina!!
    Verás como todo irá mejor de lo que crees. Es una experiencia para Rodri, que incluso le puede servir para aprender. Tú simplemente dale todo el apoyo y comprensión que necesita. Todo esto le puede ayudar a comprender que en realidad los cambios no son tan malos y así se hará mas fuerte ante los cambios: Igual para otra es él el que te anima a ti ;)
    Un besote!!
    Celia ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba tan preocupada por el presente que no me fijé en lo importante que es nuestra forma de afrontar este evento para el futuro... Tienes toda la razón, experiencias como esta son las que poco a poco van formando nuestra personalidad.
      El es mi fuerza, y para muchas cosas, aunque sean pequeñitas me alienta diciéndome "pero mamá, no te preocupes", es un encanto.
      Muchas gracias por tu comentario, un besito.

      Eliminar
  16. ¡Quiero Verte Feliz! dijo...
    Hola Karina buenas noches! Vaya como ha cambiado sus vidas! nuevo apartamento y nueva escuelita. Cuando mencionas "nido" te refieres a la escuela Kinder, o a Pre-k? Me parece muy buena idea de mudarse mas cerquita de la escuelita de nene, cualquier problema caes enseguida. Los pequeñines tienen un gran sentido de la adaptación increíble y hasta me atrevo a decir que contentos por explorar casita nueva y lugares nuevos en especial los parques :) Son experiencias que todos vivimos y se que el las sabra vivir al lado de unos excelentes padres que lo guian y fortalece día con día. No te preocupes tanto! veras que ese cambio les sentirá bien. Bryita tiene 4 anitos y aqui en E.U puedes matricular lo en Pre-K si deseas, pero mejor me esperare a sus 5 anitos donde es obligatorio ir a clases. Les deseo una feliz mudanza! Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luz!! Para nuestra alegría, Rodri ha asimilado muy bien todos los cambios. Está feliz en su nueva habitación y encantado con su nido (prekinder) y los nuevos amigos que ha hecho. A nosotros los adultos nos ha costado más, empezando por adaptarnos a la nueva casa y las nuevas rutinas, pero ya nos hemos acomodado.
      Una vez más confirmo que la paciencia, cariño y transmitir la confianza y tranquilidad a nuestros pequeños (aunque sea fingiendo un poquito) es lo mejor si de cambios radicales se trata. Nosotros somos su pilar, y todo el mundo se puede alterar, pero el que estemos a su lado es lo que necesitan para sentirse seguros.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Hola Karina!! Que bien que Rodri está feliz. Eso también hará que tú también te sientas feliz por verlo feliz (que redundante suena, jeje)
      Un besote y un abrazo muy grande para los dos
      Celia ^_^

      Eliminar

Instagram