Le pegaron a mi bebé.

Escondemos cualquier objeto que pueda hacerles daño, observamos atentamente cada uno de sus pasos a fin de acudir inmediatamente y evitar una caída peligrosa, si pudiéramos cubriríamos todo a su alrededor con plástico con burbujas para que no sufra un solo golpe, cuidas con tanta dedicación a tu bebé que tienes que esforzarte en darle su espacio y la libertad suficiente para que aprenda también por sí mismo… hasta que aparece otro niño, pequeño como él, que le propina tal manotazo que quedas en shock y son tantas tus ganas de correr hacia tu hijo y consolarlo como de coger al otro niño gentilmente por el pescuezo y enseñarle que ¡eso NO se hace!.  

La primera vez que le pasó algo así a mi hijo acababa de cumplir un año de edad. Él jugaba sentado en el piso con unas pelotitas y de pronto se acercó un niño de la misma edad que jugaba con pedazos de cartón. Yo observaba a Rodri a un metro de distancia y cuando el otro niño se acercó me alegré porque imaginé que sería una oportunidad para socializar, hasta que el niño le tiró un pedazo de cartón en la cabeza a mi hijo. Hice mi mayor esfuerzo por tranquilizarme y poniendo una mano entre ese niño y mi hijo, le dije ¡No! ¡eso no se hace!, pero él continuó hasta que Rodri se incomodó y tuve que retirarlo.  A todo esto, el padre (un hombre de casi dos metros de estatura) no hizo nada, sólo miró y frente a mi reclamo me dijo: “Todo está bien, los niños juegan así”. Me alejé indignada.

Hace un par de semanas, en un show de títeres, algunos niños observaban muy cerca al teatrín y otros, como Rodri, desde los brazos de papá o mamá. Rodri se animó a acercarse, así que lo bajé y él se acercó al grupo de niños, no tocó ni miró a nadie, tan sólo a los títeres. De pronto uno de los niños se dio vuelta y le lanzó un manotazo en la cara que por fortuna no llegó a lastimar a mi hijo, apenas lo rozó. Mi hijo no lloró pero sí se asustó. Sucedido el manotazo la mamá del otro niño sólo se lo llevó hacia un costado del grupo, sin decirle nada.

Lo mismo le sucedió a uno de los compañeritos de mi hijo, con un par de niños que recién se han incorporado al grupo de estimulación temprana. La mamá del compañerito frente a los manotazos y empujones a su hijo y la poca acción de los otros padres, se sintió tan indignada e impotente como yo, cuando le pasó a mi hijo.

Entonces me pregunto: ¿qué pasa por la cabeza de aquellos padres que no hacen nada cuando su hijo, por más pequeño que sea, agrede a otro niño; peor aún, que piensan que la agresión es normal o parte del proceso de socialización en niños pequeños?

Que nuestro hijo sea víctima de cualquier tipo de maltrato o agresión es una de las cosas más difíciles de afrontar, y aunque soy dolorosamente consciente que estas situaciones pueden repetirse por diferentes circunstancias, no puedo cambiar el mundo en el que vivimos, pero sí puedo hacer todo lo posible para que el mundo de mi hijo sea diferente. Mi trabajo no es sólo consolarlo, es hacerlo más fuerte; no se trata de evitarle angustias, sino de regalarle más momentos felices; no sólo se trata de mostrarle lo que está mal, sino enseñarle lo que está bien.


¿Tu bebé y tú han pasado por algo similar? ¿Cómo reaccionaste?

Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

4 comentarios:

  1. Si, me pasó algo similar. Hay bebés muy "rudos" porque todavía no tienen control de sus impulsos y tampoco están en edad de sociabilizar. Aunque es verdad que hay padres que no ponen límites a sus hijos y nos les enseñan que está mal hacer ciertas cosas, y así te vas a encontrar a muchos. Animo, saludos

    ResponderEliminar
  2. A mi aún no me ha pasado. No se como reaccionaría, supongo que depende de las circunstancias. Hay bebés muy brutotes que aún no controlan, pero lo cierto es que como padres debemos enseñarlos a que no peguen, si pasaron de ellos es como dar carta blanca para que vuelvan a hacerlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Así como alentamos lo positivo de nuestros bebes debemos corregir la acción negativa, para nada restarle importancia sólo por el hecho que sean bebes.

      Eliminar

Instagram