El dolor durante la lactancia.


La leche materna es el mejor alimento para el bebé y debe brindársele como mínimo durante sus primeros seis meses de vida. Si eres mamá primeriza y has decidido dar de lactar a tu bebe, en primer lugar ¡te felicito! es lo mejor que puedes hacer por el bienestar de tu hijo. Pero así como seguramente te han informado sobre los problemas médicos que pueden presentarse en este proceso aunque natural, nuevo para ti y tu bebé, hay algunas cosas que suelen minimizarse e incluso obviar y que pueden ser difíciles de sobrellevar, te cuento algunas:

1. Desde “charquitos” hasta infecciones: al dar a luz no se terminan los cambios que sufrirá tu cuerpo. Durante los primeros meses de lactancia, cuando se da de lactar “a demanda” tu organismo puede producir leche en mayor cantidad a la que necesita tu hijo, y si por algún motivo no das de lactar a la hora que se debe, probablemente el desborde de leche atraviese tu top o blusa. Esto sin contar el dolor que produce el endurecimiento de los senos por la acumulación de leche.

Para evitar estas situaciones, recurre a los protectores de lactancia y lleva repuestos. Dependiendo de la cantidad de leche que estés produciendo, quizás sea necesario llevar entre tus indispensables una muda. Trata de evitar que se acumule la leche. Si no vas a dar de lactar extrae la leche en la frecuencia que debieras dar de lactar a tu bebé.

Imagen tomada de internet.

2. Jaloneos y mordidas: al inicio de la lactancia es muy común el agrietamiento de los pezones y heridas que hacen que muchas mamás “tiren la toalla”. Una vez superada esta primera etapa, puede que tu bebé encuentre divertido jalonear y morder tus pezones haciéndote ver estrellas.

En los primeros meses es difícil o  hasta imposible adelantarse a esa situación, conforme tu bebé vaya creciendo podrás notar algún gesto que delate la “travesura” que está a punto de cometer. 

3. Dolor de espalda: Por la posición que se toma para dar de lactar, se pueden presentar dolores de espalda leves o tan intensos que una llega a retorcerse del dolor, a mí me pasó y mucho.

Unos masajes ayudan temporalmente, hasta la siguiente toma. Provéete de un cojín especial para dar de lactar y así disminuir los dolores de espalda.

4. Dar de lactar fuera de casa: Si das de lactar a demanda, la creatividad será tu nueva virtud, busca siempre un lugar en donde tú y tu bebé puedan estar tranquilos en el momento de amamantar. Lamentablemente vivimos en una sociedad en donde en muchos casos no se puede dar de lactar libremente sin que la vean a una como un bicho raro. Aunque así como se desarrolla nuestra creatividad, nos va importando poco o nada lo que piensen los demás, lo importante es que te sientas cómoda.

No olvides que siempre que estés con tu bebé, en casa, de paseo, en reuniones, etc., deberás usar tops que te permitan acceder rápida y cómodamente a tu seno para darle de lactar. 

5. Dolor de pechos: pasado el año de edad, si tu bebé continúa lactando obviamente de manera complementaria, lo hará con tanta fuerza que te dejará el pobre pecho adolorido, produciéndote unas punzadas muy intensas que te hacen preguntarte ¿deseo seguir?.

Los masajes y aplicar pañitos humedecidos en agua tibia pueden ayudar.

Si me preguntas ¿dar de lactar duele?, te digo que sí. Quizás las mamás con dos o más hijos digan que no, que solo se sufre con el primer bebé, pero de que se sufre, se sufre.  Y si me preguntas ¿darías de lactar nuevamente? te respondo POR SUPUESTO QUE SI. Como ya conté en una entrada anterior La Lactancia: tete y destete, tuve muchas dificultades para dar de lactar pero mi más grande deseo era poder darle a mi hijo el alimento que me pedía y necesitaba. Antes de dar a luz, muy suelta de huesos me dije: suficiente con dar de lactar seis meses y listo, pero ya con mi hijo decidí hacerlo el mayor tiempo posible. La lactancia, puede ser dolorosa en algunos momentos, pero también es maravillosa. El vínculo que se desarrolla entre madre e hijo mientras se da de lactar es único y bello. El amor que se siente cuanto tu hijo toma su leche, te mira y sonríe, ya no cabe en el cuerpo. Dar de lactar es una experiencia increíble.

¿Tienes alguna duda o temor sobre la lactancia? Recuerda que para estar preparada, contar con la  mayor información posible es fundamental. 

¡Hasta pronto!


Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

4 comentarios:

  1. Yo tuve la suerte de no sufrir de grietas ni de dolores. Cuando tenía el pecho muy lleno sí, pero se pasaba rápido dando de mamar a Vikingo o con el sacaleches. Eso sí, lo del dolor de espaldas aún lo acarreo, no me ponía en buena postura y me está pasando factura ahora. ¡Muy buen post! Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! aunque tenía ciertas dudas porque no quiero asustar a ninguna mamá creo que es mejor hablar más acerca de todos los aspectos de la lactancia y que si bien puede producir dolor o alguna incomodidad, nada se compara con la satisfacción que produce.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Yo no tuve más molestia que las pérdidas de leche y el dolor de pecho lleno. Luego, cuando comenzaron a salir las muelas, sí que tuve problemas de verdad. Pin, por los dolores, casi que me masticaba los pezones y me los dejaba hechos polvo. Pero por lo demás he tenido mucha suerte, si grietas, ni mastitis, ni obstrucciones ni nada de nada. Dolor de espalda si, pero lo tuve desde siempre por culpa de mis tetas gigantes, así que ahora, que encima van rellenas pues más. Por lo menos en mi caso no lo achaco a la postura. Y ya llevamos casi 20 meses teteando y felices.
    Muy buen post y bastante completo. Por lo general todo el mundo habla de los beneficios pero nunca de los inconvenientes y de lo que puede pasar, de lo que es normal y de lo que no.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... como siempre me sacas una sonrisa. La salida de los dientes del bebe y la lactancia no son compatibles y vaya que producen dolor, pero es una de las "curiosidades" de esta etapa que luego podremos decir con orgullo que hemos pasado y logrado con éxito, porque de hecho será así.
      Besos.

      Eliminar

Instagram