Criar con equidad en una sociedad machista.


EQUIDAD-GÉNERO-IGUALDAD-MACHISMO-NIÑOS-MAMAYNENE-MATERNIDAD-CRIANZA-EDUCACION

Fui criada en un hogar conservador y machista. Con amor sí, pero con reglas, costumbres y prejuicios muy limitantes. Desde pequeña renegaba de muchas cosas pero no me atrevía a discutirlas porque no era lo correcto, pues se debía respetar o mejor dicho “acatar” los que los padres decían. Mi adolescencia fue difícil para mis padres, seguro que sí, y no porque me la pasara con amigos olvidando mis responsabilidades, en fiestas, o hubiera adquirido algún mal hábito, sino porque vivía en el interior de mi hogar mi propia batalla. La batalla contra el machismo, ejercida por mi padre y mi madre.

Mensajes como: “Las mujeres son para la casa, el hombre para la calle”, “Las mujercitas se comportan de esta forma”, o ver día a día como mi padre se concentraba en su trabajo y descansaba cuando estaba en casa, mientras que mi madre, trabajando tanto como él, se encargaba de casi todas las labores domésticas y nos ayudaba en cuanto podía, a mi hermana y a mí con las tareas del colegio, eran para mí situaciones injustas. 

Con los años, la dinámica familiar mejoró un poco, pero no era suficiente para mí. Me fui de la casa en un momento en el que sentí que ya no podía más. Quiero a mis padres, me inculcaron valores que forman parte de mi personalidad y de las que estoy orgullosa, pero también me enseñaron mucho de lo que no quiero para mi vida, y la principal, es vivir en el machismo.

Así como yo, el padre de mi hijo fue criado en el machismo, lo cual no me afectaba en lo mínimo antes de convertirnos en padres. Creo que a pesar de estar juntos muchos años manteníamos nuestra individualidad y nuestros mundos muy diferenciados. Cuando uno se convierte en padre todo cambia y cada una de nuestras acciones y reacciones son lecciones para nuestros hijos que van formando su carácter y personalidad.

Soy un padre de hoy y busco la equidad.


Un día, le conté al padre de mi hijo (en ese entonces con menos de dos años de edad) lo mucho que él se divertía sacando y guardando táperes, vasos y coladores de la cocina. En ese momento se me ocurrió: "¿¡Y si le compro un juego de cocina, con ollas y platitos!?" A lo que recibí un tajante y algo burlón “No ¿¡Acaso es una niña?! Luego va a querer muñecas”. Mi esposo me sorprendió así con la primera muestra de machismo que sí importó para mí, pues se trataba de la formación de nuestro hijo. Los juguetes no tienen género.

En ese momento le expliqué lo sorprendida que estaba y expuse por primera vez, la necesidad de cambiar esa mentalidad, lo cual no le iba a ser fácil, éramos conscientes de ello, pero teníamos una gran motivación: el amor hacia nuestro hijo.

Son muchas las ocasiones en las que he recibido comentarios y actitudes machistas por parte del padre mi hijo, pero inmediatamente conversamos sobre ello y lo acepta como un error. Somos padres de hoy, y nuestra labor no se debe centrar en el mundo que le dejamos a nuestros hijos, sino en las personas que le estamos dejando al mundo, y yo no deseo que mi hijo se convierta en un hombre machista. 

El color rosa es de niñas.


Con el inicio del nido o del colegio, los padres debemos aceptar que nuestros hijos pueden ser influenciados negativamente, es normal. Por muy buena que sea la institución educativa en la que confiemos la educación de nuestros hijos, desconocemos la formación que sus compañeros reciben en casa.

Hace poco, mi hijo de 6 años, me contó que en el colegio a la hora de colorear y él preferir el color rosa para diferentes cosas, un compañero le dijo varias veces “De ese color no, es color de niñas”. Mi hijo me dijo triste que de todas maneras utilizó el color rosa, pero que se sentía avergonzado. “Yo lo usé porque es mi color favorito, pero no quería que me dijera esas cosas”.

¿Acaso un niño por sí solo es capaz de asignarle género a los colores? ¿Cuántos mensajes de este tipo estamos enviando a nuestros hijos a lo largo de su vida? Si buscamos un mundo con equidad entre hombres y mujeres ¿por qué seguimos hablando de cosas de niños y cosas de niñas?
Los juguetes, los deportes, los colores, las actividades en casa, de entretenimiento, la disciplina, no tienen género. Criemos a nuestros hijos en completa libertad, de expresarse, descubrir y aprender.

Superhéroes y Princesas.


¿No hay otra cosa? Hace poco, buscaba unas camisetas para Rodri y toda camiseta que llevaba estampados trataba de superhéroes. “Para niños hay esto”, me decían las vendedoras. Y mi hijo, ya cansado de encontrar lo mismo les decía “no quiero superhéroes, quiero colores, ciudades, ¡otra cosa por favor!” Ese día regresamos a casa sin camisetas.

En las tiendas podemos notar claramente la diferencia. Sector de niños y sector de niñas, juguetes de niños o de niñas, sector celeste o rosado, superhéroes o princesas. Si queremos algo diferente tenemos que buscar algo “especial” y/o pagar más, porque “no es lo común”.

Erradicando el machismo.


¿Queremos un mundo mejor para nuestros hijos? Pues criemos con amor y sin diferencias.

  1. Dejemos atrás nuestra propia crianza. Como nos criaron a nosotros no es necesariamente la forma como debemos criar a nuestros hijos.
  2. Dejemos de usar el “es de niño” y “es de niña”. Los colores, los deportes, las labores en casa, las actividades de ocio, etc. No tienen género.
  3. Dejemos de criar superhéroes y princesas. Criemos niños sensibles, empáticos, respetuosos, valientes, que se amen a sí mismos, que disfruten de la amistad, que sepan que son tan especiales como lo es todo niño.
  4. Enseñemos con el ejemplo a ser personas útiles, para nuestra familia y la sociedad. Fomentemos la creatividad y el trabajo en equipo. Todos podemos hacernos cargo de todo. Todos podemos trabajar juntos para lograr mejores cosas.



¿Tu hijo o hija ha recibido alguna vez algún comentario machista o un trato diferente por su género? Cuéntanos tu experiencia.


Si te gustó este post, por favor compártelo. Hasta un próximo post. 

Mamá&nené

Un espacio para padres que crían y educan con amor.
En cuanto a crianza no hay manuales, pero sí un sentimiento que compartimos los padres y es el amor por nuestros hijos, el amor que nos motiva a ser mejores y que nos mueve a buscar por todos los medios su seguridad, bienestar y felicidad. 
En Mamá&nené fomentamos la crianza respetuosa y toda forma de expresión de amor hacia nuestros hijos. Aquí encontrarás información sobre maternidad y diferentes recursos educativos para acompañar a tu pequeñ@ en un proceso de aprendizaje divertido. Creemos que la mejor forma de aprender es de la mano de las personas que nos aman. ¡Bienvenid@ a Mamá&nené!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram